Diciembre 19, 2017

DIFERENCIAS ENTRE HACER EL AMOR Y TENER SEXO

Hacer el amor es tener relaciones sexuales y tener sexo no necesariamente requiere que tú sientas amor por la otra persona, o viceversa. 

Pero, ¿cuáles otras diferencias existen entre ambos? 

  1. Emociones profundas: Los especialistas indican que el sexo es un deseo de contacto, en donde tú tocas, acaricias y estimulas para ofrecer placer a la otra persona. En otras palabras, se realizan estas acciones para llegar al orgasmo o eyaculación. Durante este tipo de relaciones sexuales, la pareja no busca tocar las emociones profundas del otro. Cuando se hace el amor, sí. 
  1. Espíritu vs. físico: Cuando tú haces el amor, aplicas todo tu espíritu para demostrarle a tu chico lo mucho que lo amas. Al tener sexo no, pues es más físico. 

“Si se complementan ambos, se forma una pareja; pero en ocasiones se confunde porque alguno de los dos quiere compartir todo. 

  1. Expresiones: ¿Has notado cómo te expresas hacia esa persona que tanto amas? ¿La has comparado con alguna otra persona que fue “pasajero” en tu vida? La forma en cómo te manifiestas es distinta a cuando tienes sexo. Si le amas, los pensamientos y percepciones unen tu cuerpo y mente con la de esa persona… ¡El sexo sólo busca que ambos se exciten, penetren y si te vi en la calle, no me acuerdo! 
  1. Satisfacción: Buscar placer y complacer. Ese es el objetivo cuando tienes relaciones sexuales con alguien que conoces poco. Es autogratificarse por cumplir un deseo egoísta, en este caso al otro o a ti no le importa si llegó al clímax, está feliz… Cuando haces el amor, todo eso juega. ¡El propósito es satisfacerse y satisfacer a esa persona! 
  1. División vs. complicidad: Tienes sexo con cualquier persona y horas después sólo quedará en el pasado. Cuando la relación ha madurado, tus encuentros implicarán involucrar el alma, los sueños, las metas, la complacencia. “Renuncias a separarte de ”. 
  1. Días, meses, años: Te encuentras con esa persona que tanto te gusta, pero que mantienen relaciones de forma ocasional. A esto se le llama tener sexo, cuando sólo se busca por atracción y placer. Hacer el amor implica compartir emociones, tristezas, metas… pasar todo el tiempo que se pueda juntos. Acá el acto es más sensual que sexual. ¡El amor brota por tus poros y por los de esa persona!
  1. Tiempo en la cama: ¿Les ha pasado que luego de tener sexo, alguno recoge sus pertenencias y cierra la puerta? Cuando haces el amor, esto no sucede. Aunque él o ella se quede dormido (como es la costumbre de los hombres) se quedará ahí a tu lado por algunas o muchas horas. Su deseo es estar cerca de ti y no dejarte ir.

No decimos que uno sea mejor que el otro. Tú tienes el conocimiento necesario para decidir cómo llevas tu vida. Puedes ir por el camino del amor donde la pareja comparte sueños, metas y se expresan amor. Pero, si no quieres compromisos, también es una decisión que cualquier persona debe respetar porque es tu vida. ¡La decisión es solo tuya!

 Fuente: Rocío Chacón Gómez

  #amor #relaciones #sexo #pasion #mente